Bartolomé Riobueno

LUIS BELTRÁN GUERRA G. |  EL UNIVERSAL
sábado 13 de febrero de 2016  12:00 AM

En la vida terrenal es un merodeador en las nubes sin adoptar al mundo real. En el Purgatorio  un  soñador  de realidades por la Teología de San Agustín. San Nicolás de Bari molesto con el de Venezuela, pues no admite su crisis como jefe de Estado, ni tampoco la cooperación de Lorenzo Mendoza, encomienda a Bartolomé un encuentro con ambos y Henry Ramos (AN), planteando que ha de admitirse de acuerdo a la Constitución que el Estado conjuntamente con la iniciativa privada promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y favorecer la soberanía económica del país. Camino éste para la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para garantizar una justa distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica democrática, participativa y de consulta abierta (Art. 299).  Provisión, por tanto, que descarta al comunismo.

Los profetas saben que el Jefe de Estado no observa el precepto constitucional, si no lo opuesto. Ni siquiera ha hecho como San Nicolás que repartió su herencia entre los pobres, pero no los recursos de República alguna. No ignoran, tampoco, que Lorenzo no es un personaje ficticio. Por el contrario, Jimmy Donal Wales/Larry Sanger (Wikipedia), lo describen “a Venezuelan billionaire businessman, the CEO of Empresas Polar, Venezuela’s largest privately held company, with $7 billion in annual sales (born 5/12/65). Esto es, tanto él como la empresa son reales, por lo que instruyen  a Bartolomé para preguntarle si ha cumplido la Carta Magna, ante lo cual Mendoza reitera los planteamientos al jefe de Estado ante la crisis: 1) Reconocimiento de la deuda del Estado con los proveedores, 2) Buscar el financiamiento más eficiente y menos costoso, 3) Apuntalar la producción nacional, 4) Ajustar los precios, 5) Poner a producir las empresas estadales, 6)  Atender a los grupos vulnerables en seguridad alimentaria y 7)  Fortalecer la producción agrícola (El Universal, Feb. 3). El enviado excediéndose un poco del cometido demanda también de Lorenzo si Polar ha contribuido con la justicia social, quien con la asistencia del Ministro de Planificación del Gobierno de J. Lusinchi, Hernán Anzola, muestra gráficas que así lo demuestran.  Agregan, asimismo, ante las dudas percibidas en el preguntante que el gobierno en lugar de prestarle atención,  acude a la mofa.

El enfoque lorenziano (Anzola) ha de mirarse en el contexto de los últimos 70 años (1945/2016), identificando las variables que han prevalecido en la conducción del proceso político. Todas marcadas por incoherencias y deambulando entre el populismo (1945/47), la economía planificada y la libertad de comercio (Betancourt a Pérez I), el esquema chileno (Pinochet, Sergio de Castro, H. A. Büchi/ Para M. Friedman The miracle of Chile / Pérez II) y el inorgánico, incoherente e insustentable intervencionismo estadal a mansalva (Chávez/Maduro), generador del Leviatán criollo. Sin temor a equivocaciones fuente de una progresiva hecatombe maximizada en 2015/16. Para Lorenzo el país está al borde de una explosión social, pues atrás quedaron los días de  un golpe de suerte masivo de petróleo triunfalmente para imponer la revolución bolivariana. Malbaratándolo. (El Final Explosivo / The Economist). Repitiendo, una mezcolanza de subsidios indiscriminados, controles de precios y de cambio, programas sociales, expropiaciones y robo a gran escala. El colapso del precio petrolero ha puesto de manifiesto una estafa monumental (Ibídem).

El emisario demanda qué ha pasado con el artículo 321 del Texto Fundamental, por lo que Anzola manifiesta que la norma obliga a establecer un fondo de estabilización macroeconómica para garantizar la estabilidad de los gastos del Estado ante las fluctuaciones de los ingresos ordinarios. Alude Lorenzo que la trasgresión del precepto ha inducido a que el país se haya quedado sin reservas (J. M. Puente IESA). Todo lo contrario de otros productores de petróleo somos el único país que ha hecho ninguna provisión para los precios más bajos (Ibídem).

Bartolomé por cuanto ha de llevar ante sus mentores alternativas increpa a Henry Ramos, quien reitera que estamos en la cercanía a  un referendo revocatorio, acortar el periodo constitucional (enmienda) o convocar una asamblea constituyente. El comisionado  consulta la guía entregada por los  santos, advirtiendo que  ha de tenerse cuidado para que la carnicería nacional afecte a la AN. Ramos niega la hipótesis argumentando que el pueblo nos ha confiado la soberanía (Art. 5) y ello perdurará. Además no gobernamos. Legislamos. Y el 350 pregunta el enviado. Sin respuesta.

Bartolomé recomienda a Lorenzo un corte de pelo distinto para así minimizar la mofa presidencial.

Que Dios se apiade de mi cuando rinda cuenta se le escucha al plenipotenciario.

@LuisBGuerra

Otros Artículos