La conversión de Aristóbulo

San José de Arimatea buscó el Reino de Dios. Al cuerpo de Jesús lo envolvió en vendajes con aceites ubicándolo en un sepulcro nuevo. Se le conoce como Patrono de los Directores de Funerarias.

Para un número de venezolanos el país se parece a una funeraria, por la tristeza que ambos escenarios ofrecen. El vicepresidente Aristóbulo, y H. Ramos, presidente de la AN, viejos amigos del Parlamento democrático (Constitución del 61) tertulian acerca de la comparación jocosa de los pueblos ante sus dificultades. Por supuesto, les preocupa la crisis, planteándose que mucho ha de hacerle para conciliar intereses ante la anomia. La nación; expuesta a un alto riesgo que potencia alternativas impredecibles.

La preocupación de Istúriz lo lleva a leer “La Vida de los Santos” (edición a San José,  l977), por lo que le conversa a San Martin de Porres por atraerle el color de la piel y configurar de alguna manera al venezolano del socialismo del siglo XXI; barbero, limosnero o trabajador del campo. La interesante compilación lo alivia, por lo que le regala un ejemplar al presidente Maduro. Profundizar acerca de San Pablo exigió como favor especial a Nicolás.

El domingo de resurrección, para los católicos día no comparable con ningún otro (Ed. Prendegast, 2016), Presidente y Vice comparten la admiración a Pablo, quien de enemigo de los seguidores de Cristo se convirtió en creyente de su doctrina en su largo viaje a Damasco convencido de ser el hijo de Dios. Nicolás le comenta la Visión de Pablo sobre Macedonia, oportunidad para que Aristóbulo le entregue lo que ha titulado “La Redemocratización de Venezuela”: 1. Poner fin al intervencionismo del Estado, hoy convertido en leviatán, 2. Ley de apertura a la inversión extranjera, con reglas claras y estímulo a la concurrencia del capital extranjero en petróleo, minas y recursos naturales, 3. Plan de Obras Públicas con recursos nacionales y foráneos, 4. Política tributaria coherente y 5. Libertad cambiaria. A la pregunta del Primer Magistrado acerca de la persona que pudiera coordinar el área, Aristóbulo responde que José Guerra, sostenedor de la economía social de mercado. El documento contempla además poner término al conflicto institucional mediante la separación de poderes y el acatamiento a las  providencias de la AN, entre ellas la Ley de Amnistía y la selección de nuevos magistrados del TSJ, CNE y titulares de los restantes poderes públicos constitucionales. Finalmente, crear como en el 58 una Comisión para castigar el enriquecimiento ilícito, la cual presentará al Primer Magistrado y a la AN un listado de  servidores públicos y terceros enriquecidos, concediéndoles recurso de revisión ante el TSJ conforme al debido proceso. En educación menos doctores y más técnicos. El documento termina expresando que “conforme a la Constitución todo, fuera de ella nada”.

Nicolás advierte que no ha contemplado ninguna acción con respecto al desabastecimiento, la inseguridad y los servicios públicos. Tampoco a las relaciones con EEUU, llamando la atención de que Cuba lo ha hecho, habiéndose generado en la Isla una esperanza, no para nosotros, sino para los cubanos. Los Castro ya nos miran como los rusos a Allende en su visita al conclave soviético ante la hecatombe de la economía chilena resultado de las políticas del galeno (M. Amorous, 2013). A Aristóbulo le apena el reclamo presidencial, pero le satisface el encuentro. Mucho más cuando el Presidente confirma la gravedad de la situación.

En un último encuentro Maduro manifiesta que ha leído todas las Vidas de los Santos afirmando que “en  hombría  de carácter le ha impactado San José, el esposo de María (Ibídem, p. 112)”, para de seguidas adicionar que el Comandante dejó un legado para sus seguidores, algunos más fieles que otros, última frase que Aristóbulo asume pronunciada con sarcasmo. Por lo que a lo largo de la lectura de tu documento, parecido por cierto al “New Ideal” del gringo FD Roosevelt (American Presidents, 2016), me he preguntado acerca de la posibilidad de poner de lado al socialismo del siglo XXI y muy particularmente a su mentor. En rigor a un héroe nacional.

Chávez no me perdonaría que abandonara el proyecto de desarrollo que concibió. Veníamos bien, pero circunstancias adversas nos han debilitado. Soy de los que mueren con las botas puestas y jamás abandonaré lo que nos enseñó. La oposición aprobará una enmienda para reducir el período y el TSJ la anulará por inconstitucional y  con respecto a la renuncia se quedará con los crespos hechos. La partida de nacimiento la tengo bien guardada ante la alharaca de P. Medina y Aristeguieta. A los opositores les queda, por tanto, solo el revocatorio y a él iré aun cuando me derroten. No traicionaré a Chávez. Siéndole fiel bajaré tranquilo al sepulcro.

Istúriz ruega a Nicolás rezar a San Luis Beltrán  evangelizador en Colombia, Panamá y las Antillas. Piedad que la calamidad es enorme.

Aquél se lo agradece.

@LuisBGuerra

Otros Artículos