Rigoberto del Carmen Salaverría

LUIS BELTRÁN GUERRA G. |  EL UNIVERSAL
miércoles 25 de noviembre de 2015  12:00 AM
Es contrario al gendarme necesario como metodología para gobernar a las sociedades prolijas para adecuarse a pactos sociales constitucionales. No obstante cree que la nación solo alcanzaría sus metas bajo regímenes democráticos.

No duda de que sufragará en diciembre, pues el equilibrio entre poderes reclama que cada uno ejerza autónomamente sus facultades, máxima que entre ellos ha de respetarse (Guerra, El Dilema, 2002). Es una máxima a cargo de los órganos que ejercen la supremacía de la constitucionalidad. Es necesario que ajustemos al Pacto Constitucional del 99 al proceso  de reconstrucción de la democracia que la nación demanda y que a él nos acojamos. Lo contrario nos conduciría a una anarquía y a conflictos, inclusive, populares, contraproducente en una sociedad afligida, pero también disgustada. Se impone, por tanto, actuar con sensatez desde el Ejecutivo y la AN cualquiera que fuese el resultado electoral, el cual para unos cuantos dirigentes de la oposición, le favorecería, por lo menos, por mayoría absoluta definida por el Reglamento de Interior y de Debates como la mitad más uno de los diputados.

Es un deber atenuar los ánimos en un país con una mayoría que arguye que al gobierno hay que cambiarlo frente a otra que lo defiende, pero en verdad no tan sólida como antes. No abusemos que podríamos pasar a morar con mucho menos democracia o con algo distinta a ella, pues la del Pacto del 61 y que pretendió reformular el del 99 adolece de la dualidad entre democracia formal y real, con el lamento de no haberse consolidado la verdadera participación del pueblo en el sistema político. Igualmente los niveles de justicia social no guardan relación con los postulados estatuidos. Asimismo, el rol del Estado como rector de la economía ha divagado entre más de una metodología, por lo que se duda de la eficiencia (Ibídem). Es esa la percepción que Rigoberto del Carmen Salaverría deriva del amor a la patria, su acuciosidad y ser un gran conversador.

Asiduo leyente de historia y de la influencia de España analiza con dirigentes del gobierno y de la oposición el Pacto de la Moncloa, suscrito en el Senado español en l977. Les propone adecuar a la realidad nacional el Programa que en ese Acuerdo contempla las reformas parciales y urgentes para la adaptación del ordenamiento jurídico a las exigencias propias de la nueva realidad democrática, entre ellas, libertad de expresión y prensa, medios de comunicación social, derecho de reunión y de asociación política, código penal, enjuiciamiento criminal, justicia militar y reorganización de los cuerpos y fuerzas de orden público. A Salaverría le sorprende gratamente que los problemas a atender en una agenda legislativa por la AN electa en diciembre, en lo que su identificación respecta, tengan coincidencia con los de la Madre Patria. Por ello estima, como lo plantea en las diversas reuniones, que aquella experiencia deberíamos aprovecharla.

A su juicio a la referida agenda ha de agregarse que las fuerzas armadas sujetas al gobierno civil electo popularmente están al servicio de la nación, garantizando la independencia, la soberanía y la integridad del territorio. No tiene dudas de que la pauta se ilegítima cuando a los oficiales se les involucra sin límites a posiciones en la Administración Pública, establecen con partidos vinculaciones inadecuadas, incurren en prácticas contrarias a la moral en el manejo del erario nacional, no se hace el orden de los ascensos por méritos y ejecutan ordenes contrarias a la Ley. No pueden convertirse, además, en árbitros en los conflictos políticos. La historia revela que ello se ha escrito, pero Rigoberto del Carmen cree que ha de repetirse, por lo menos, 70 veces 7.

Esto lo lleva a preparar una misiva que enviaría al Presidente Electo de la Asamblea, contentiva de una moción para una agenda legislativa que sometería a la consideración de los parlamentarios.

Consulta con el psiquiatra que le trata las desviaciones emocionales propias de aquellos a quienes no importa que se sea o se haga de una u otra forma (Indiferencia, DRAE), si considera que su inclinación a soñar se ha incrementado o por el contrario actuaría adecuada, proporcionada y patrióticamente. El galeno termina regalándole el libro Integración y Orientación en la Obra Filosófica de Dworkin, Putnam y Hart, de Julio Rodríguez (2015), afirmándole que el planteamiento es más bien de filosofía. Pues los filósofos, como advierte el jurista Rodríguez, tienen la doble tarea de integrar nuestras concepciones del mundo y de nosotros mismos y ayudar a encontrar una orientación en la vida (Putnam).

Rigoberto del Carmen Salaverría reafirma la decisión de formular el análisis de la agenda legislativa cuando se constituya la AN.

Nadie, ni siquiera su bella esposa logra disuadirlo.

Así se lo comunica y por escrito a los diputados del gobierno y  la oposición que a su juicio serían electos el 6 de diciembre.

@LuisBGuerra

Otros Artículos